Seguidores

lunes, septiembre 16, 2013

Obidos, Portugal

 En Obidos, un pueblo medieval en el centro de Portugal las librerías mandan. La primera, montada a todo lujo en lo que fue una iglesia, con un pequeño laberinto formado por estanterias repletas de libros nuevos, me llevó a pensar que ésa era la tienda de libros más guapa que había visto, pero unos metros más abajo, una nave  llena de libros usados hasta el techo, con unas estanterías fabricadas con cajas de fruta y buena música de ambiente le arrebató el puesto a la anterior. En Obidos vi dos librerías impresionantes.

10 comentarios:

JAS dijo...

Precioso pueblo estuve hace unos años y e gustó mucho

Miguel dijo...

buenas fotografías para documentar un hecho incontestable: que hasta en las buenas y maravillosas librerías nadie lee. Hay personajes, pero ninguno realmente está leyendo. Un abrazo,

Emiliano Blanco dijo...

Impresionantes las librerias e impresionantes tus fotos.
Me encanta como has captado el ambiente.
Enorabuena, Fernando.
Un abrazo.

David dijo...

Dos fotos que te trasladan al interior de las librerías. A nivel personal me gusta la segunda, una mezcla de estilos que encajan a la perfección. Un saludo

Anónimo dijo...

A mi tambien me gustan las fotos, pero discrepo con mi tocayo, las librerias no son sitios para leer, son sitios donde enuentras que leer, y en estas dos parece que hay bastante donde escoger.
Miguel G.

Javier dijo...

La segunda es realmente curiosa, un librería que impresiona, qué suerte que te dejaron usar la cámara

Abrazos

fotosdeaquiydealla dijo...

Es primordial dar importancia a los libros. Bonitas fotos. Saludos.

Leovi dijo...

Magnífica librería, me gustaría tener una así en mi ciudad!

Anónimo dijo...

Preciosa foto, luz, enfoque y perspectiva.
La librería, mesa y sillas una pasada. No me extraña que Miguel haya quedado "epatau".
¡FELICIDADES!

Víctor Aranda García dijo...

Qué genial ejemplo de reciclaje lo de las estanterías hechas con cajas de fruta: práctico y bonito a la vez. Y muy bien captado con tu cámara!