Seguidores

viernes, noviembre 11, 2011

Puente de Carlos

Ya sé que el problema del reloj de Praga es difícil, pero en las fotos, como en la vida, hay que esforzarse. Sino, acabaremos como estos "señores", prisioneros dentro de una de las esculturas que adornan el puente Carlos, el segundo más antuguo de la República Checa, donde el ruido de los obturadores es más fuerte que el de la corriente del Moldava. Todo el mundo saca fotos a las esculturas, a los músicos y vendedores que cubren el puente, acarician los simbolos ya gastados, hacen cola para sacar la foto que acaba de hacer otro fotógrafo pero cambiando de modelo, y entre millones de "cliks", estos personajes parece que pasan desapercibidos dentro de su oscura cueva.

6 comentarios:

Pantu dijo...

Pues talmente parece que están diciendo "No, otra foto no".

Pablo Roces Albalá dijo...

Bajo el puente de carlos aprendí a rimar cicatriz con epidemia. Saludos

Fernando dijo...

Una rima difícil...puede que hasta dolorosa

JAS dijo...

YO,ESTES ESCULTURES DANME "YUYU",SON TAN FEOS ,TAN DESGRACIAOS ,CON CARA DE POCOS AMIGOS,COÑO QUE MAL LO TENIEN QUE PASAR EN AQUELLOS TIEMPOS . BUENO COMO AHORA....DE TODES LES FORMES PAEZME QUE TUVISTE BUEN TIEMPU ...QUE YE LO QUE IMPORTA.

Willy dijo...

El de arriba a la izquierda diría:ojalá llueva de una vez.
El de la derecha:por favor,no más fotos.
El de abajo a la izquierda:te voy a partir la cámara.

Ricardo Ríos dijo...

Gran foto!!!